Las páginas de descargas directas nos dan acceso a un sinfín de contenidos. Algunas de ellas son seguras pero otras pueden suponernos algún riesgo. ¿Conoces los peligros de los que te hablamos?

Las páginas de descarga directa proporcionan un listado de enlaces que nos permiten descargar directamente los contenidos desde el servidor donde están almacenados. La principal diferencia respecto a utilizar programas P2P para descargar los contenidos es que en caso de usar descarga directa, no existe una red de usuarios que comparten los ficheros.

Algunas de estas páginas pueden tener contenidos ilegales o piratas y además introducen diferentes elementos, ya sean publicitarios como botones de descarga o reproducción de contenido falsos que pueden suponer un riesgo para nuestra seguridad y la de nuestros dispositivos e información.

Según el Estudio de Ciberseguridad y confianza en los hogares españoles, realizado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad, S.A. (INCIBE) y el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) de Red.es, los contenidos que descargamos desde Internet son uno de los medios más utilizados por los ciberdelincuentes para distribuir diferentes tipos de virus o malware.

A este hecho, debemos sumar que determinadas páginas de descargas directas aprovechan nuestro interés en descargar contenido para introducir elementos que les permiten obtener un beneficio económico pero pueden ser un riesgo adicional para nuestra seguridad.

Si quieres conocer los peligros que conllevan las páginas de descargas directas y aprender a protegerte ante ellos, ¡no te pierdas la infografía de hoy!

Infografía de páginas de descarga