Un peligroso y sofisticadovirusinformático tiene en alerta a policías y expertos de todo el mundo porqueencripta el disco duro de los ordenadores y es capaz de “secuestrar” la información de un banco, una multinacional e incluso poner en jaque a todo un país. Fuentes policiales han confirmado que este virus tipo “malware”, para el que todavía no hay herramientas informáticas que puedan eliminarlo, es una gran “estafa” que empezó a detectarse en 2013 en empresas y ya ha infectado por primera vez el ordenador portátil de un particular, un vitoriano.

La Ertzaintza ha recibido esta semana su portátil y se ha implicado en la investigación de este caso, en la que también participan expertos en delitos informáticos de cuerpos policiales de varios países que, con la ayuda de las mejores empresas internacionales antivirus, tratan de “reventar” este código maligno.

El llamado “cryptolockes” se ha ido mejorando desde que se detectó en 2013 y en sus nuevas versiones encripta el disco duro y cualquier unidad de almacenamiento, de forma que toda la información que contiene queda bloqueada o secuestrada.

La víctima recibe al cabo de un tiempo un “pantallazo” en el que el “secuestrador” pide un rescate de entre 500 y 6.000 euros para recuperar la información perdida, dinero que debe pagarse mediante divisas llamadas Bitcoin, una moneda virtual que se utiliza exclusivamente en internet de forma que no se puede rastrear.

Aunque hay ya “miles” de afectados que han pagado, según los expertos en seguridad informática y electrónica, no se debe incurrir en ese “error” porque el “cracker” nunca va a mandar la clave para poder recuperar el ordenador porque sería descubierto.