El día que Carlos perdió 50 euros virtuales comprando aquella espada

Carlos ya no sabía cómo pasarse esa pantalla. Aquel personaje era imposible de derrotar. Lo había intentado todo: atacar con varios de sus personajes, utilizar diferentes magias para confundir a su adversario e incluso se había aliado con otros jugadores.

Pero nada había conseguido derribar a ese troll que debía medir tres metros y medio. Cada vez que le golpeaba con su garrote, el personaje de Carlos caía al suelo.

Pero Carlos al fin encontró la solución. Había leído en una web que utilizando la espada “Guardiana de los Secretos” podría vencer fácilmente al troll. Carlos tenía el problema de que no era fácil de conseguir, pero encontró un foro donde un usuario vendía su espada.

Emocionado, negoció lo que a él le parecía un buen precio: 50 monedas virtuales a cambio de la espada. El trato consistía en que Carlos debía “donar” las 50 monedas al otro jugador y éste le regalaba la espada. Carlos pagó sus 50 monedas pero la espada no acababa de llegar… Preguntó al otro jugador si había tenido algún problema y éste no respondió. Tras investigar a ese jugador, descubrió que no era la primera vez que hacía la misma “jugada”. Carlos se quedó sin espada y sin sus preciadas 50 monedas.