Después de cinco años de desarrollo parece ser que este año 2014 será el año de implantación -por fin- de la evolución de las memorias RAM. Las mejoras respecto a las versiones actuales DDR3 son que tienen el doble de ancho de banda y podremos ahorrar hasta un 35% en el consumo energético (algo que aquí en España empieza ya a ser algo muy importante con la constante subida de precios de la luz); la tecnología tope es la memoria a 3,2 GHz, superando los 2,4 de la actual.

Intel ya ha anunciado que, de cara a los meses veraniegos, tiene pensado instaurar en sus ordenadores de gama más alta los primeros módulos de memoria DDR4.  Sería también interesante que otros fabricantes de chips adoptaran también esta medida para que poco a poco se fuera instaurando, con lo que paulatinamente iríamos encontrándolos en equipos de gama media y baja, y a la corta garantizaría una reducción importante de precios para la DDR3. O sea, que al final sean los consumidores quienes salgan ganando, sea por la mejora de rendimiento, sea por la reducción de precios.

Una vez ya estén consolidados en las gamas altas y servidores, el siguiente paso serán los portátiles y PCs, donde se estima que seguramente tengamos que trasladarnos a 2015 para poder empezar a disfrutarlos. Cuando llegue ese momento, seguramente Apple también reaccionará y sustituirá los Ivy Bridge actuales que soportan DDR3.

El último paso serán las tablets y smartphones que disfrutan en la actualidad de una modificación de memoria DDR3 para el consumo de energía que usan estos dispositivos (que ya sabemos que es su auténtico talón de Aquiles). Por ello, la organización JEDEC ya está trabajando para que esta realidad sea posible en un futuro no muy lejano.

Como sabeis   alumnos  de Técnico en Sistemas Microinformáticos y Redes, hay que estar en constante reciclaje y actualización de conocimientos, así que a parte de leerme  podeis aportar nuevos documentos y nuevos enlaces de interés.