Un estudio hecho por Skype, en los que se concluye que un 40% de los usuarios PASAN de actualizar los sistemas operativos que utilizan para: jugar, trabajar, chatear, darle de comer a las vaquitas en el facebook, gestionar su banca online…
Es por esto por lo que cada vez vemos más normal que los desarrolladores de aplicaciones y sistemas operativos, como Mozilla Firefox o Adobe por ejemplo, en sus últimas versiones, ya ni pregunte al usuario si quiere actualizar. Casi merece la pena que algunos usuarios sufran las actualizaciones en silencio, como las hemorroides, pero que, por lo menos, tengan el sistema operativo y las aplicaciones legales con sus parches y la última versión disponible.
De esto se ha hablado hasta la saciedad, que realmente no todos los usuarios queremos que esto pase. En lo que a mí respecta, evidentemente quiero tener los últimos parches de todo, pero por lo menos quiero enterarme que un parche se está aplicando y, más o menos, saber para qué es. Además, como una regla general, es conveniente dejar un margen de tiempo razonable antes de efectuar actualizaciones “grandes” del sistema operativo.

Luego vienen los Poltergeist en los que, la máquina deja de funcionar, el navegador se cierra sólo mostrando un ininteligible mensaje de error, o el cifrado del disco deja el arranque inservible. Si estas cosas se aplican solas, lo primero que me viene a la cabeza es pensar en personas con un nivel de indefensión ante la informática como mi madre, que piensa que porque un icono aparece en un sitio diferente o un programa no tiene el mismo comportamiento que antes, es que ha entrado un virus. Ni ganas tengo de imaginar, la cantidad de llamadas de teléfono de madres a hijos (y en las empresas, de usuarios a CAUs) diciendo que el ordenador que ayer funcionaba hoy no arranca. Ahí la repetida pregunta que mi madre oye una y otra vez: “¿y qué has tocado?” y su correspondiente respuesta: “yo??? nada!”, esta vez sería cierta, puesto que quien ha aplicado un parche automático y sin avisar es el sistema operativo…
Ya el propio Microsoft, a partir de Windows 7, por defecto cuando hay una pila de actualizaciones, te dice que las va a aplicar,.. y como dejes la máquina con la sesión abierta, le dará igual que tengas un montón de aplicaciones arrancadas, que te dará 10 minutos para que guardes y cierres o, en caso contrario, te encontrarás un sistema operativo recién arrancado, sin lo que tuvieras abierto, pero eso sí, mucho más seguro.
Y es que resulta que fabricantes de software como Skype, Norton, Adobe o Tom Tom entre otros, han patrocinado la Semana Internacional de Modernización Tecnológica, con la sana idea de concienciar a los usuarios de la importancia que tiene eso de tener el software al día. Y aquí tenéis el lamentable resultado a modo de infografía

Os dejo el enlace de la noticia que leí MuySeguridad, que hizo que se me pusieran los pelos como escarpias. Y luego resulta que la gente que no actualiza absolutamente nada de nada, ejecuta o se cree todo aquello que le llega por correo, se mosquea cuando su tarjeta de crédito hace operaciones desde Rusia ¿ah, pero los mensajes en cirílico que aparecían, no eran notificaciones del Kaspersky?

Menos mal que la encuesta la hacen a usuarios de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania,… y ahí en los países donde impera el sentido de la paranoia, la rectitud y la rigurosidad, ha salido que casi la mitad de los usuarios no se preocupa por la seguridad de su software. ¿Qué pasaría si la encuesta la hacen en España o en países latinos?

Y tú ¿prefieres juerga y playa o quedarte actualizando el sistema operativo?