Según datos de Hotmail, el mayor proveedor de correo electrónico gratuito del mundo, un usuario normal recibe de media 30 ó 40 emails diarios. Hace unos años, un 35% de estos correos eran correos basura. Ahora, gracias al desarrollo e integración de herramientas como Smartscreen, el porcentaje se ha reducido a menos de 3%.

 

Pero para tener un correo totalmente protegido es necesario tomar medidas que están a tu alcance. Para empezar, es necesario crear una contraseña que contenga letras, símbolos y números, mínimo 7 caracteres   y cambiarla con frecuencia. Si evitas emplear el mismo código para otros servicios, mucho mejor.

Además, existe la posibilidad de aumentar la información de seguridad de tu cuenta añadiendo un número de teléfono o una dirección de correo alternativa.

También tienes la opción de comprobar si un mensaje es fiable a través del icono de remitente de confianza que agrega Hotmail tras comprobar su procedencia. Si el icono no aparece pero confías en quien te envía un correo y lo marcas como seguro, sus emails irán directamente a tu bandeja de entrada.

Es importante que, en la medida de lo posible, evites conectarte desde un ordenador en el que no confíes porque podría tener instalado un software para el robo de contraseñas. En cualquier caso, si deseas iniciar sesión en Hotmail desde un ordenador público y no seguro, puedes crear un código de un solo uso y utilizarlo en lugar de tu contraseña.

¿A qué estás esperando? Accede ahora mismo a tu correo electrónico y asegúrate de que tu cuenta está protegida.